septiembre 27, 2012

http://www.buenastareas.com/ensayos/Psicoprofilaxis-Obstetrica/5439030.html

violencia obstetrica

septiembre 14, 2012

violencia obstetrica

“… Por eso lo sexual era para el griego el simbolo venerable por excelencia, el signo mas venereble de la piedad antigua. los detalles del acto sexual, el embarazo, el parto, son considerados por ellos como algo elevado y solemne. en la doctrina de los misterios, el dolor se santifica: el dolor de parto santifica a todo dolor. nacer y crecer, lo q garantiza el futuro, nesecita dolor. si se desea la eterna alegria, si se tiene la voluntad de vivir eternamente, tambien es necesario q exista la agonia de la parturienta…”

“… Unicammnte el cristianismo, tan resentido contra la vida, hizo de la sexualidad algo impuro. ensucio la premisa de ntra vida.”

carmen rodriguez escribió
Marzo 12, 2009 a 2:46 am e

Como medica obstetra debo decir que la mayoria de las mujeres que llegan a un parto primerizas no estan preparadas, yo realizo a algunas de mis pacientes partos naturales , sin embargo debo decir que el 50 por cianto llegado el momento quieren salir corriendo , ir a un hospital , ponerse anestesia , no sufrir , no pujar , no colaborar etc.Estoy de acuerdo con el parto humanizado por q es lo q yo hago pero hay q enender q no es para todas , por q en esta era del facilismo nadie quiere sufrir , y el 40 por cianto , si el 40 por ciento de las cesareas, se realizan porq :las madres NO quieren pasar mas de 8 horas de trabajo de parto y comienzan a amenazar y exigir a los obstetras , que le saquen el bebe , esto no lo dice nadie , pero mas de una vez he sido amenazada por maridos y familiares histericos , que solo quieren que le saquen a la criatura :por q no quiero verla sufrir mas , y q se puede hacer en ese caso ?? enfrentar juicios y manchones en nuestros legados ??, NO , lo unico q se hace es darle el gusto a estas mujeres q decidieron quedar embarazadas , pero que no se bancan un trabajo de parto , por q vamos a ser sinceros , que mujer ahora aguanta mas de 12 horas de dolor de un proceso perfwectamente normal , como es el dolor de las contacciones??? debo contestar ?? , bueno ni el 20 por cianto de todas las pac que he atendido.
Por eso me enoja oir hablar de partos naturales y el el hogar , PERFECTO, ud quiere un parto natural?? , acostumbrese entonces a que el DOLOR ES ALGO NATURAL , y lo va a tener que pasar, como desde hace miles de años las mujeres lo pasan .
Ud quiere un parto natural ? bueno hagase a la idea de que va a tener que sobrellevar NATURALMENTE LA SITUACION , ES DECIR SIN DROGAS QUE DISMUNIYAN EL DOLOR, sin drogas que aceleren el proceso , y si una mujer debe pasar dia y medio con trabajo de parto , no pidan a la mitad que las lleven urgente a un hospital para que les hagan una cesarea por q no soportan mas las contacciones…..
Hay que ser coherente con uno mismo y no delirar, si una mujer se conoce y sabe que es miedosa , que no soporta el dolor, que tiene baja tolerancia , no quieran ser heroinas( a menos claro que se aguanten)
carmen rodriguez escribió
Marzo 12, 2009 a 2:57 am e

en fin queria hablar de esta parte que nadie la ve solo los que estan de este lado…repito hay q ser realistas , muchas mujeres piden la cesarea desde la primera consulta, no qiueren sufrir , entonces vienen y te dicen tal dia quiero mi cesarea programada (si asi como si fueran a comprar un kilo de carne , deme una cesarea para tal dia y tal hora listo , cuanto es??? jejej):Vamos genteeee, ahora no estamos en la era de nuestras abuelas ahora las mujeres demandan y obtiene y me parece barbaro , pero a no quejarse de que les hicieron cesarea y no hacia falta , o de que no me pusieron anestesia , son unos inhumanos , por q asi no se manejan las cosas , REPITO el dolor y la situacion estresante y traumatica del parto hay q pasarla , no hay nada que la pueda evitar( bueno si no quedar embarazada), entonces a enfrentarla , que tampoco es la muerte es algo mas que pasa por nuestras vidas.
Por q en esta epoca se quiere destruir todos aquellos fenomenos fisiologicos q han ocurrido por años ??? parto sin dolor, nacimiento sin trauma……parir duele y nacer es traumatico , dejemonos de joder ah?? entendamos que no somos dios para cambiar alg cosas.En esta vida hay muchas cosas traumaticas y sin embargo no las podemos evitar , por q tampoco debmos alterar el rumbo de ciertas cosas , asi q a pensar bien eh??? Ud quiere un hijo?? sepa que es algo costoso de obtener y mientras crecen ni les digo jejeje , me despido , no es mi intencion ofender a nadie , gracias por este espacio , adios

Embarazo y parto natural?
Publicado por Isabel Junco 5 Enero 2009 en General.

Cada vez se alzan más voces para evitar el excesivo intervencionismo sanitario en los embarazos y partos. Estamos en un momento en él que a nuestro alrededor siempre nos cuentan cuantas pruebas le han realizado a una conocida durante el embarazo, o que le han practicado una cesárea a una amiga, cuando todo parecía ir bien. Está claro que algo debemos estar haciendo mal, desde el mundo sanitario, ya que seguramente no son necesarias tantas pruebas, ni tantas cesáreas.

Pero antes de lanzarnos a promocionar un embarzo casi sin seguimiento y el parto en casa, como lo mejor del mundo (en este país somos así pasamos de la UVI a la cocina) debemos revisar bien que se precisa para conseguir los mejores resultados y mirar experiencias de otros paises para no cometer errores que invaliden la necesidad de realizar seguimientos de embrazos y partos lo más naturales posibles.

Compártelo!
2 Respuestas a “Embarazo y parto natural?”
Canal RSS de esta entrada Dirección Trackback
Viva
15 Ene, 2009, 10:55

Menos mal que me practicaron la cesárea!!! Después de 14 horas de “parto natural” mi hijo se moría y yo con sólo 3 cm de dilatación… insisto, menos mal que me practicaron la bendita cesárea!!!!. Si ésto me hubiese pasado hace 50 años mi hijo y yo habriamos muerto. Asi que no juzguemos tanto y veamos el número de hijos vivos que tenemos ahora. Garacias.
Mariana Isabel Vargas
18 Ene, 2009, 1:18

Viva, entiendo por tu relato que la cesárea que te practicaron estaba indicada y me alegro mucho de que afortunadamente os beneficiaseis del progreso clínico. Con este post Isabel, como profesional de la salud pública, asume una responsabilidad (que tu llamas “juzgar”) que se denomina “analizar” y asi realiza una visión panorámica preventivista sobre la salud colectiva.Gracias a la vigilancia epidemiológica nos llegan alertas de situaciones no idóneas susceptibles de optimizar. Eso ha permitido llegar al conocimiento de que, en España se observa un incremento en la proporción anual de cesáreas, y de la existencia de tasas de cesáreas diferentes entre regiones y entre hospitales públicos y privados. Alertas de posibles practicas de cesáreas médicamente no necesaria (algunos de los factores que podrían contribuir a esas diferencias son los falsos positivos de la monitorización electrónica fetal, el efecto cascada de la anestesia epidural etc). Ante esa variabilidad en la práctica clínica los profesionales tenemos que cuestionar sobre ¿Qué tasa de cesárea es la correcta? o ¿Refleja esa variabilidad desigualdades en el estado de salud de la población?…

Parto, respetando el momento de nacer, y la posición mas comoda para la mujer…

Ya es tiempo de que las mujeres decidamos donde y como parir a nuestros hijos… Es excesivo el ejercicio de la medicalización del nacimiento. Nosotro apoyamos a Dando a luz, por eso te sugerimos veas estos spots:

Vea el documental “CALLATE Y PUJÁ” en línea

El cortometraje muestra las situaciones de violencia rutinaria a las que son sometidas las mujeres y sus bebes durante el parto y el nacimiento en la mayoría de las instituciones de salud.

Realización: Sonia Cavia – Eduardo Díaz Cano

Idea original y guión: Sonia Cavia

Edición: Eduardo Díaz Cano

Duración: 4 minutos

Agosto de 2001 – Buenos Aires, Argentina.

Abri el siguiente link:
http://www.dandoaluz.com.ar/new/agenda/callateypuja.php

En el marco de la Semana Mundial por un Parto Respetado 2005, la Asociación Civil Dando a Luz lanzó la Campaña por la promoción de Derechos y Prácticas Apropiadas en el Parto y el Nacimiento difundiendo la nueva Ley Nacional 25.929, con su relanzamiento en la Semana Mundial 2006.

Para que la Campaña tenga una importante repercusión desarrolló spots radiales y televisivos donde participaron prestigiosas figuras del ambiente artístico y cultural como comunicadores de nuestros derechos.

Los spots cuentan con la participación de: Soledad Villamil (acompañamiento), Dolores Barreiro (tiempos del nacimiento), Carla Czudnowsky (vínculo mamá-bebé), Julián Weich (corte oportuno de cordón) y Leticia Bredice, Coco Sily, Gabo Correa y Boy Olmi (Posición en el parto); para las aperturas y cierres la inconfundible voz de Karin Cohen y musicalización original de Piqui Taboada.

Todos ellos han participado de manera entusiasta y desinteresada comprometiéndose con la Campaña.

Esta Campaña a sido emitida en los principales canales de aire de la Ciudad de Buenos Aires y el Interior del país, además de Congresos en Argentina, Brasil y Estados Unidos.

Parto en el tren

febrero 7, 2009

Siendo las 05:30 de ayer. aproximadamente se detuvo la formación hacia Once, en la estación Villa Luro. Una mujer dio a luz en el ante último vagón. La mujer fue asistida en principio por dos señoras y el esposo de la mujer. Minutos después, llegó personal del SAME que asistió al bebé y a la mujer. El corte del cordón umbilical lo hizo un oficial de la Policía Federal. Andrés Miguel González.

Usuario: TNylagente

Visitas: 357

Fecha: 05/02/2009

Categoría: Testigo Directo

Palabras Claves:
parto tren villa luro

http://www.tnylagente.com.ar/videolog=TNylagente?15955

María Inés escribió
Enero 28, 2009 a 2:00 pm e

Laura celebro tu idea!!! me parece excelente que se investigue, para que las cosas no sigan sucediendo, o al menos estemos alertas de que clínicas,sanatorios o profesionales evitar!!!
Antes de contarte mi experiencia me parece que estaría bueno que armes un grupo en el facebook, donde nos podamos unir, contar lo que nos pasó, y así lo difundimos a nuestros contactos para que también se puedan sumar.
Llegué a la guardia de la Clínica Santa Isabel, con molestías en mi octavo mes de embarazo. El médico obstétra de guardia me dice que tengo cuatro de dilatación y me interna. Me llevan a sala de parto, me ve otra obstetra y me dice que tengo dos de dilatación, pero que de todas formas me iba a quedar internada por las dudas. Cuando cambia la guardia viene una tercera obstétra que me dice que tengo “casi” uno de dilatación y que no tenía que estar allí internada, porque faltaba como mínimo una semana mas. Y fue así en una semana volví y nació Bauty con esa tercer Obstétra que asistió mi parto. Después no venían a controlarnos a la sala, ni siquiera las enfermeras a cambiar las sabanas, tenía que ir mi marido a “molestarlas” para que vengan. Hicimos notas de quejas, que obviamente nunca fueron respondidas.
Gracias por este espacio!!!
María Inés

fte: http://www.revistanatural.com/articulo.asp?id=659

Fecha del artículo 23/2/2006

En estas semanas se han producido, en distintos puntos de nuestra geografía, algunos partos en plena calle, en un portal, en el coche o camino del hospital. En todos los casos han sido asistidos por quien estaba a mano: el padre, dos adolescentes que pasaban por allí o la hermana de la madre, sin ningún tipo de problema.

El parto es un proceso fisiológico, y como tal, no necesita de ninguna intervención externa para cumplir sus funciones de manera adecuada. Pero su interrupción, como ocurre en todo proceso fisiológico (circulación sanguínea, respiración o digestión), supone un riesgo para la salud y la vida de la persona.

Tampoco la concepción, el embarazo ni la lactancia materna, en principio, tienen porqué necesitar ninguna asistencia artificial. Es en los llamados países desarrollados donde se presentan mayores tasas de infertilidad, donde las mujeres muestran más dificultades al dar de mamar a sus hijos, o donde la «necesidad» de asistencia en el embarazo y parto ha llegado a parecer imprescindible. Pero en algún momento debimos de tomar el camino equivocado porque, tal y como demuestran siglos de supervivencia y evolución de la especie, la mujer y el bebé están biológicamente diseñados para desarrollar y completar dichos procesos de manera natural.

El trabajo del parto se inicia, naturalmente, cuando el bebé ha llegado a término y está preparado para nacer, o cuando, por algún problema, tiene dificultad para seguir ahí. En todo caso, es el bebé, en principio, quien determina el inicio del proceso. Durante las contracciones, la falta de oxígeno y espacio le lleva a buscar la manera de salir, promoviendo la dilatación y su empuje hacia el exterior. A la madre le corresponde entregarse al proceso: cuando está más relajada y con sus músculos distendidos, facilita el parto. Si se tensa y se cierra, está haciendo más daño a su hijo y a ella misma, y va a necesitar más contracciones y más tiempo para que nazca el bebé. Para ello es importante que los miedos, naturales en cualquier mujer, se transformen en atención dirigida a sus propias sensaciones y en confianza en el proceso para colaborar con la criatura. La madre necesita para ello un espacio seguro e íntimo (como cualquier otra hembra) pero además, en el caso de la madre humana, es muy importante la presencia de alguien con experiencia, que dentro de esa intimidad, transmita afecto y seguridad. Alguien que le ayude a conectar con su fuerza, con la parte animal que se desencadena en todo parto. Y para que este apoyo realmente lo sea, debe ser cuidadosamente elegido, como veremos más adelante.

Este clima de seguridad necesario incluye dos condiciones básicas: la primera, como dijimos, que el proceso no sea interrumpido, que sea respetado el tiempo necesario que puede oscilar entre 2 y 48 horas; la segunda, permitir que la mamá vaya eligiendo las posturas más cómodas que su cuerpo y el de la criatura van encontrando para que el parto avance por «el camino más fácil».

La cabeza el bebé y el canal del parto están diseñados de manera inteligente para ir adaptándose mutuamente durante el proceso.Posturas habituales durante un parto son estar de pie, en cuclillas, sentada con las piernas abiertas, caminar, apoyar la parte superior del cuerpo sobre algo mientras se deja la pelvis colgando, entrar en una piscinita de agua caliente si tiene esa opción, etc. Es muy improbable que una madre, con libertad de movimientos, elija tumbarse sobre la espalda en una fase avanzada del parto. Es lógico: al mantener la pelvis vertical, la gravedad y el peso de la criatura sobre el cuello del útero, hacen que éste se acorte y se ensanche, facilitando y disminuyendo el tiempo de dilatación.

Los protocolos actuales a que son sometidos los partos desde su inicio hasta su conclusión, en la mayoría de los hospitales españoles, se realizan en contra de estas necesidades naturales a las que, según la ley, toda mujer tiene derecho. Desde el momento del ingreso, ella se ve obligada a estar tumbada con lo que su dilatación y expulsión se dificultan hasta hacerse prácticamente imposibles. Tampoco se respeta el tiempo que requiere el proceso. De hecho cada vez más se programan los partos antes de tiempo, y/o induciendo y acelerando el proceso con oxitocina sintética, rompiendo la bolsa cuando no ha llegado el momento, etc. De modo que el comienzo y desarrollo de todo el trabajo transcurre de manera forzada y extremadamente dificultosa. Convirtiendo en necesarias todo tipo de intervenciones –«ayudas»– que no sólo son innecesarias sino peligrosas.

Un ejemplo es el uso de oxitocina sintética que, para empezar multiplica por cuatro el dolor y acelera el ritmo de las contracciones hasta no dejar que la mujer y el bebé descansen entre ellas. Esto aumenta el sufrimiento materno-fetal. Para «prevenir o paliar» éste, a la madre le ponen la epidural y el bebé es sometido a una monitorización, casi siempre interna, en la que se clava una especie de tornillito en la cabeza del bebé, para que la matrona pueda controlar el sufrimiento fetal (muy fácil de provocar con estas prácticas) en 14 o15 partos a la vez, dejando a la madre definitivamente postrada en la cama para que el «tornillito» (que sujeta el llamado monitor interno) no se salga.

La OMS define esta práctica como agresiva y arriesgada. Semejante «cóctel» llamado parto inducido, o como se dice ahora «parto medicalizado dirigido», consiste básicamente en: ser programado cuando no se ha iniciado de manera natural, con la mamá y el bebé tumbados, sin descanso entre contracciones y con sufrimiento de la madre que acaba desesperada pidiendo la epidural. Con la anestesia quedará ya casi del todo desconectada de un proceso que sólo puede evolucionar cuando mamá y bebé colaboran activamente y en equipo. Además, el incremento de sufrimiento fetal debido a la oxitocina, hacen que el bebé tenga que ser sacado, casi siempre, de manera violenta del cuerpo de su madre. Por eso actualmente estos partos inducidos acaban casi siempre en episiotomía y forceps y el 60% de ellos, en cesárea.

Estas prácticas son innecesarias, de no haber organizado todo ese protocolo imposible, peligroso y cruel. En esas condiciones se puede considerar como un gesto de compasión el uso de la epidural.Y al final las mujeres se sienten agradecidas al equipo médico. Pero entonces, si parir tumbada era casi imposible, con la anestesia ya es un milagro. Por eso los partos acaban en nuestros hospitales casi siempre de esa manera. Pero, desgraciadamente, no acaba ahí: todavía se están estudiando los efectos que esta forma de nacer tiene sobre el vínculo materno-filial; pero cualquier madre que ha pasado por la experiencia, sabe que los días siguientes a un parto así son duros por la herida física y emocional infringida; y ello dificulta disfrutar de la experiencia maternal en su inicio. Las consecuencias para el bebé, son difíciles de valorar.

La mayoría de las madres paren actualmente de esta manera, y creen que ha sido un buen parto porque ambos han sobrevivido. Sólo cuando pueden comparar con otra experiencia –un parto natural y amoroso– se dan cuenta de que les han «robado el parto» (por usar sus propias palabras), de que todo ha sido una experiencia de maltrato para ambos. Estas madres que pueden comparar distintas formas de parir, explican que estos hijos y el vínculo con ellos es muy diferente cuando su relación no comenzó de manera violenta (más información: http://www.elpartoesnuestro.org).

La OMS da unas recomendaciones y advertencias a las que cada vez más madres y profesionales de la obstetricia nos acogemos (y nos lo ponen difícil), y no por un capricho, sino por un derecho legal que nos asiste y porque nuestra responsabilidad como padres y profesionales es asegurar las mejores condiciones para que el nacimiento de las criaturas se produzca sin violencia gratuita, con respeto, con dignidad, con la paciencia y el cariño que una madre y un recién nacido necesitan y al que tienen derecho. A continuación recogemos algunas de ellas (puede ampliarse la información en la Plataforma Proderechos del Nacimiento):

• La OMS recomienda que la embarazada no sea colocada en litotomía dorsal (tumbada boca arriba) durante la dilatación y expulsivo sino que pueda elegir libremente qué posición tomar.

• Evitar durante el expulsivo la rutina analgésica, salvo para prevenir o corregir alguna complicación. Cuando se respeta el tiempo necesario de dilatación, se facilita la producción de endorfinas, «droga» natural analgésica que la naturaleza proporciona a las mujeres para disminuir el dolor mientras sigue colaborando activamente en el proceso.

• Se advierte sobre la necesidad de proteger el perineo, no estando justificado el uso sistemático de episiotomía (en nuestro país es práctica rutinaria). Según José Villar (OMS, Salud Perinatal) la episiotomía, no sólo no cumple el objetivo de evitar desgarros, sino que aumenta dicho efecto.

• La inducción del parto debe reservarse para indicaciones médicas específicas y «ninguna región debería tener más del 10%» .

• No se recomienda la rotura precoz de la bolsa como procedimiento de rutina. No está indicado rasurar el vello púbico ni la administración de enemas antes del parto.

• Según la OMS, los países con menor índice de muerte perinatal tienen menos de 10% de cesáreas, no pudiendo justificarse que ninguno tenga más del 10-15%. En nuestro país, según distintas fuentes, la tasa está entre el 20-30%, practicándose el doble de ellas en clínicas privadas que en hospitales públicos. Parece que la tendencia va en aumento, por el temor a demandas judiciales.

• Así mismo la OMS advierte sobre el peligro de infecciones que comportan los tactos del cuello del útero practicados durante la dilatación, por lo que debe hacerse sólo cuando es imprescindible y con mucho cuidado porque, además, es muy doloroso (en determinados hospitales -los universitarios-, los médicos en prácticas pueden hacer hasta 7/8 a una mujer durante su dilatación para aprender).

• El inicio de la lactancia materna se recomienda antes de abandonar la sala de partos.

El protocolo al que se somete al recién nacido, es otro capítulo difícil del que nos ocuparemos en otro momento: un mal-trato que puede evitarse siguiendo igualmente las indicaciones de la OMS, tal y como se hace ya en algunos hospitales del mundo y también en España: en los llamados «Hospital amigo de los niños» (www.iahn.org.es).

Resumiendo: humanizar y facilitar el proceso del parto es permitir que se inicie en su momento y se respete su tiempo, que la madre tenga libertad de movimientos y pueda comer y beber algo que le apetezca para mantenerse hidratada y reponer fuerzas. De esta manera, la vía que se coge a la mujer al ingresar en el hospital como si estuviese enferma, no es necesaria y si lo fuera, se cogería entonces. No se debe hacer ninguna intervención externa si no es realmente necesaria, explicando siempre qué y para qué, respondiendo las dudas de los padres y respetando sus deseos. Todo ello en un escenario cómodo y cálido para que la madre se sienta más relajada; y acompañada por su pareja (si es su deseo y si es posible), y por profesionales de confianza, elegidos con tiempo y cuidado.

¿A qué nos referimos cuando decimos «profesional de confianza»? En primer lugar, a una matrona con experiencia en asistencia a parto natural. Porque no tiene nada que ver lo que hay que saber para acompañar un parto natural, con lo que hay que saber para intervenir en una mujer haciendo episiotomías, forceps, cesáreas, etc. Esto es especialidad del tocólogo y deberían ser siempre prácticas excepcionales y muy justificadas: conozco matronas y médicos que atienden con facilidad partos vaginales sin episiotomías a bebés grandes, con presentación de nalgas, con vueltas de cordón, etc. Con la única ayuda de su conocimiento y experiencia en la fisiología del parto. Pero hay que saber mucho para saber que no hay que hacer casi nada.

Cada vez somos más las personas que estamos trabajando en esta dirección porque sabemos que es el camino para conseguir que nuestros hijos puedan venir al mundo ayudados por los profesionales y no atropellados por ellos. Cada vez son más los médicos y matronas que se avergüenzan de estas prácticas porque reconocen que obedecen a intereses ajenos al nacimiento: a su comodidad (por eso parir tumbada), a irse antes a casa porque saben a qué hora termina el parto (por eso la programación y la oxitocina, que es además otro supernegocio para los laboratorios), a su economía (porque en medicina privada se gana mucho más por una cesárea, al temor a las denuncias), etc. Todos, intereses ajenos a la calidad del proceso.

Actualmente, los profesionales que se forman en parto natural, lo hacen de manera prácticamente marginal. Así pueden aprender, por ejemplo, que un posible desgarro de periné «se ve venir» y hay tiempo de intervenir entonces; y saben que en todo caso cicatriza mejor que una episiotomía. De ningún modo puede considerarse una medida preventiva el hecho de causar un daño seguro para evitar algo muy improbable y menos dañino. La verdadera prevención consiste en preparar el suelo pélvico al final del embarazo y en dar tiempo y facilidad a la madre para colocarse en posturas favorables para que el músculo no sea forzado más allá de su límite.

El nacimiento siempre fue considerado como un acontecimiento sagrado. Por eso, la madre y el bebé no pueden ser tratados como «objetos» sometidos por sistema a protocolos médicos, a rutinas que contrarían y maltratan su sensibilidad y necesidades. Porque son seres humanos dignos de respeto y apoyo y porque son los protagonistas de «un milagro», de un acontecimiento extraordinario: el inicio de una vida.

Nota: Los datos pueden ser contrastados en la web de la Plataforma pro Derechos del Nacimiento http://www.pangea.org/pdn, y en el programa de Línea 900 emitido por TVE2 el 24.12.05, que puede ser visionado en http://www.aamatronas.org/

Fuente: Natural

Yolanda Martínez Povill

Revista Primavera 2006

Viernes, 19 de julio de 2002 – 08:25 GMT
Los partos matinales son más difíciles

El uso de fórceps, medicamentos y cesáreas aumentan en las mujeres con partos matinales.
Las mujeres que dan a luz durante la mañana tienen más probabilidades de tener un parto difícil que aquellas con alumbramientos que se producen en la noche.

Uno de cada 10 niños nacen con ayuda de fórceps.

Un estudio realizado en Filadelfia, EE.UU., reveló que los doctores se ven más presionados en el día por “razones de conveniencia”.

Según los investigadores, por esa razón se utilizan con mayor frecuencia los fórceps, la técnica de extracción al vacío, los medicamentos y las cesáreas.

El estudio fue realizado por el Departamento de salud pública de Filadelfia que examinó el expediente médico de 37.000 mujeres que dieron a luz en 25 hospitales de EE.UU. entre 1994 y 1997.

Más problemas

Según los investigadores, las mujeres cuyos partos se produjeron entre las 10am y 10pm. requirieron de más medicamentos (86%) y de más uso de fórceps (43%) que las que parieron durante la noche.

Las presiones aumentan sobre los doctores y el personal del hospital para terminar pronto con los pacientes, pues deben ver otros más

David Webb

A la vez, un 10% más necesitó cesáreas para evitar rupturas vaginales y un 30% más sufrió de desgarramientos vaginales severos.

“Las presiones aumentan sobre los doctores y el personal del hospital para terminar pronto con los pacientes, pues deben ver otros más”, dijo David Webb, del Departamento de salud pública de Filadelfia.

Además añadió que los doctores realizan menos partos naturales cuando el hospital se encuentra abarrotado de pacientes.